Iglesia de San Simón

La antigua iglesia de San Simón en Brihuega pudo haberse levantado sobre la que fue la mezquita de Brihuega, según sostienen diversos autores.

El inmueble se encuentra adosado, en su mayor parte, a otros edificios, lo que dificulta su contemplación exterior.

Se trata de un pequeño templo mudéjar, de estilo toledano, levantado entre los siglos XIII y XIV, que presenta una sola nave con ábside semicircular.

El acceso original incorpora arco apuntado polilobulado y, en su parte superior, un óculo o rosetón.

La demolición de un edificio adosado al ábside ha permitido observar la tipología constructiva del edificio, que presenta un zócalo de mampostería de unos tres metros de altura, sobre el que se dispone un paramento de aparejo toledano (cajas de mampostería y verdugadas de ladrillo).

El ábside debe incorporar cinco ventanas, de las que exteriormente solo se aprecian dos, construidas mediante cuatro arcos concéntricos, de ladrillo, ligeramente apuntados. El interior presenta bóveda de cascarón, reforzada por seis nervios que se unen en clave común.

(De propiedad privada, sólo puede verse desde el exterior el ábside mudéjar)